En este mundo: ¿Quiénes son los que odian y deshacen ?

Publicado: 31 marzo, 2012 de elcabecilladeflorida en Variadas
Etiquetas:

Cualquier ciudadano con un mínimo de inteligencia y conocimiento de la realidad actual en que sobrevive el planeta frente a tanta violencia, ambiciones de poder, crisis de las economías y solo un hálito de esperanza y buena voluntad, está obligado a preguntarse: ¿quiénes son los máximos responsables de ese status quo?

Aunque a muchos parezca muy aburrida, únicamente  la Historia del mundo  tiene la respuesta acertada a ese cuestionamiento, y solo ella tiene la capacidad de poner en limpio una verdad que los mayores culpables del deterioro del bienestar, la estabilidad, la paz  y la vida en la tierra tratan de tergiversar día a día  a través de sus poderosos medios de comunicación y de penetración en las conciencias nacionales.

El gran dilema que aún recordamos los que  sobrevivimos de  las generaciones  de las décadas del siglo XX fue el de los “rusos malos”  enfrentados a los “norteamericanos buenos y salvadores”.

Luego del derrumbe del campo socialista y fin de la llamada Guerra Fría,  se trata ahora de imponer una nueva versión del mismo filme, pero donde los libertadores siguen siendo  los mismos con siglas Made In USA, y los bárbaros  son los adoradores del Corán y otras religiones del Medio Oriente, e incluso líderes populares de naciones que rompieron con el yugo hegemónico y cultural de occidente.

Pero, en una especie de  play back fílmico regresemos un poco al pasado y siempre tomando como ejemplo a la nación más poderosa y “democrática” del mundo, sorprendería enterarse de  que en la etapa inicial de expansión de las otrora Trece Colonias  fueron los indios navajos y pieles rojas que defendían sus territorios ancestrales los convertidos por el arte de la conveniencia en los “terroristas” del momento.

Asimismo fueron los patriotas mexicanos, según la versión de los vencedores,  los “muy malitos” cuando trataron de evitar que la rapacidad yanqui les cercenara casi la mitad de su territorio.

Con los epítetos de “potencialmente vengativos” y “extremadamente crueles”  se caricaturizó  a  los mambises  cubanos y el ejército español respectivamente en los medios de prensa del Norte antes y durante  la contienda Hispano-cubano-norteamericana, con el objetivo de propiciar,  para la canasta del Tío Sam,   la anexión de la fruta madura nombrada Cuba.

Preguntémonos incluso ¿cuál fue el verdadero papel de los Estados unidos en la Primera y Segunda  Guerra mundial? ¿De parte de quien estuvieron sus intereses definitivamente? ¿Fue fiel del todo a los aliados en la lucha antifacista? Busquemos en los intríngulis de la historia y encontraremos la mano peluda de los intereses particulares, del capital y de la doble moral de un gobierno que, hasta el presente, casi siempre engaño a su pueblo para poder  lanzarlo a las mayores catástrofes y que, como sentenciara el Libertador  Simon Bolívar: “parece predestinado a plagar al mundo de miserias en nombre de la libertad”.

Hombres como Fidel Castro, Hugo Chávez, Rafael Correa, Evo Morales y otros muchos de probada ética y militancia al servicio de los humildes han tenido que sufrir los ataques y las acusaciones de otros que  no tienen ni un ápice de moral para hablar de defensa de la humanidad ni de  intereses de las grandes mayorías, y de sus acólitos atrincherados en la demagogia, el poder del dinero y la falta de representatividad de organismos internacionales como la ONU y el Consejo de Seguridad.

Son  incontables  las justificaciones y falacias entronizadas por el imperialismo y las naciones colonizadoras para tratar de dominar al mundo, en una costumbre genocida, salvaje, egoísta y geopolítica  que ha costado millones de vidas pertenecientes a  indígenas, esclavos, obreros, emigrantes, pueblos originarios,  personas inocentes y de miles de militares a quienes se les falseó la verdad desde el imperio Romano hasta la destrucción de Libia.

La pretensión de este artículo es la de levantar la reflexión y el deseo de profundizar en la esencia de la realidad y sus antecedente, para distinguir quienes son los  verdaderos  terroristas, los asesinos de la esperanza y de la vida de inocentes, los que siembran el mal en cada rincón del mundo, odian y deshacen, levantan olas de indignación  y ponen en riesgo la existencia del planeta.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s