Un minuto con la minuta de Florida

Publicado: 23 mayo, 2012 de elcabecilladeflorida en Sociedad y cambios

Las mañanas en este municipio de Florida se llenan de olores de aceites que bullen en las calderas de numerosos puntos móviles dedicados a la venta de alimentos, y de transeúntes que detienen su andar frente a los puestos de frituras y otros, donde se puede adquirir aquí panes con «algo dentro», refrescos y café, en busca de fortificar el cuerpo antes de enfrentar la jornada diaria.
A paso rápido el floridano busca de un vistazo ese lugar donde la fila sea breve y el despacho rápido para solicitar la primera comida del día; esa que fue imposible preparar en casa por falta de tiempo o por la carencia allí de los componentes necesarios para elaborar un desayuno con las calorías y nutrientes deseados.
Son variadas las ofertas callejeras en esta ciudad: pan con jamón y queso, frituras de harina condimentadas con ajo puerro, pan con cerdo asado, pizzas, croquetas, y la más demandada de las ofertas ahora mismo: la minuta de pescado.
La denominada minuta se conforma de una porción de pan que con el tiempo ha ido disminuyendo en su tamaño, uno o dos filetes de pescado del mar y hortalizas de ocasión, aderezados con sal, picante y capshup a gusto, por el valor de tres o cinco pesos, según sea sencilla o doble la ración.
Tal vez algún turista europeo, acostumbrado a las medidas extremas de higiene y receloso de su digestión, rehuya o mire de reojo la compra de esta fiambre, pues varios de los comerciantes de minutas y otros alimentos elaboran el producto con las mismas manos con las cuales cobran al consumidor, se rascan la oreja o saludan al conocido.
Quizá para los cubanos esas actitudes sean cuasi naturales y poco preocupantes al saberse respaldados por un poderoso sistema de salud gratuito y universal que los protege y salva de cualquier eventualidad de alcance médico.
Quizá por ello también los vendedores de minutas gozan de alta demanda y buenos ingresos en Florida, con la salvedad de que se vieron obligados, en los últimos tiempos, a dejarle al filete de pescado la cola que lo identifique en su especie, y evitar con ello que pasen ¨Tenca o Claria por Mojarra¨, o lo que es lo mismo ¨Gato por Liebre¨.
Si usted no probó todavía la sabrosura y poder fortificante de una minuta floridana, la invitación está hecha para cuando transite por estas tierras, la pida,la deguste y luego me cuente. !Hasta entonces buen provecho!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s