¿Delito contra quien?…he ahí el peligro.

Publicado: 21 agosto, 2015 de elcabecilladeflorida en Económia en Florida, Medio ambiente y desarrollo sotenible, Política nacional, Sociedad y cambios, Variadas

ESTADOSiempre me gustó buscar apoyo en la palabra popular, porque es allí, entre la gente común, donde realmente se realiza la Cuba que vivimos hoy.

Hace algunos días, una señora indignada   por el robo de un ave de corral de su  propiedad, decía a otra vecina:-¡Es una falta de respeto, rateros…A ver chica, porque no le roban al Estado enh;….No, siempre vienen a robarle a los infelices!?

Confieso que No es la primera vez que escucho tal frase. Ya desde 1994 su presencia, manifestación tácita y consecuencias se hicieron presentes en la sociedad cubana, amparada por la carencia de recursos y servicios, por la ineficacia de ciertas  instituciones y por la pérdida de valores impulsada  por una crisis que marcó a más de una generación de cubanos…

Pero, preguntémonos todos: ¿sabrá realmente esa señora qué o quién es   ese “Estado” al que ella justifica y poco le importa que le roben así, a pululu, sin freno y sin culpabilidad para los ejecutores de tal acto?

Quiero pensar que no. NO, porque en Cuba el Estado es el pueblo todo, es la Asamblea Nacional del Poder Popular que integran tanto gente humilde como destacadas personalidades, y es el garante y defensor de nuestros derechos ciudadanos…

La señora de marras debe saber que de las arcas del menguado presupuesto estatal salió todo el dinero que sufragó la educación de sus Cinco hijos, algunos de los cuales andan de misiones y contratos por el mundo gracias a lo aprendido aquí. Hay que decirle que los fondos del Estado pagan su chequera mensual y costearon antes su seguridad social…

Con plata del bolsillo del Estado, al que contribuimos todos los trabajadores, se pagan los gastos de las numerosas consultas de estomatología que tratan de reponer la dentadura de aquella señora y la de tantos otros sin que les cueste un centavo. Eso, por No hablar de hospitales, asistencia médica y operaciones que pregunten a familiares y amigos residentes a 90 millas y más, cuánto puede costar en otros Lares.

¿Qué si nuestro Estado tiene defectos? ¡Sí!, los tiene. Como tantos otros. Pero NO por ello merece ser devorado por sus propios hijos, o condenado a un desfalco diario y descarado que al final nos priva de parte de aquello que debe arribar a nuestras manos por la vía legal, y que luego nos llega por la izquierda, a precios multiplicados y manchado de ingratitud y de infamia..

Entonces, señora, cuando en Cuba se hable del Estado, recuerde siempre que usted, su familia, sus nietos, su mesa, su bolsillo y un futuro con pleno derecho también son ese Estado al que usted convoca a robarle y a ultrajarlo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s