Derechos humanos en Cuba: aprendimos a discernir entre lo esencial y lo efímero

Publicado: 9 diciembre, 2015 de elcabecilladeflorida en Histórico, Internacionales, Medio ambiente y desarrollo sotenible, Política nacional, Sociedad y cambios, Variadas

humanosLos cubanos de vergüenza, los patriotas, los que saben mirar en las esencias, aprendieron desde hace mucho cuál es el juego de aquellos que se empeñan en acusar a esta isla rebelde de violadora de los derechos humanos, de represión gubernamental y de ser una amenaza comunista para el resto de las naciones del continente.

Pero preguntemos primero: ¿a qué derechos humanos se refieren? ¡Ah!, tal vez hablen del derecho a la información o a la libertad de expresión, y en esa materia la respuesta puede ser fulminante: por muchos años fue preciso filtrar demasiadas miserias y veneno impulsados contra la nueva Cuba desde el norte y desde otras partes del planeta por los enemigos acérrimos de la Revolución.

Solo algunos ejemplos: ¿Cuánto aportó aquí la falsa información difundida por los supuestamente libres y poderosos medios accidentales, y de la propia contrarrevolución interna, en la década del 60 del siglo pasado referida a la eliminación de la Patria Potestad por parte del gobierno cubano?:   A partir de ella MILES de niños fueron enviados por sus padres a los Estados Unidos, donde No pocos vivieron historias tremendas de desarraigo, violaciones y dolor, víctimas de la operación Peter Pan, impulsada por la Agencia Central de Inteligencia CIA.

¿Que nos pueden enseñar o decir periodistas, propietarios o promotores de grandes monopolios informativos o emisoras al estilo de Radio y TV Martí, cuando en su propio territorio son acusados de mentir, robar al fisco, faltar a la ética profesional y confabularse con lo peor de los grupos mafiosos y terroristas de Miami en contra de Cuba y del resto del mundo…

Que hable el senador Bob Menéndez acerca de cuanto aportan al bolsillo la corrupción, el oportunismo y el negocio de la cacareada libertad de prensa y de otrios “derechos” para los que vivimos en esta isla rebelde…

Pregúntese también a los cubanos cuántos de ellos son perseguidos o acosados aquí por leer un libro sea cual fuere, por hacer críticas al sistema en cualquier esquina, o visualizar productos foráneos que en muchos casos se saben facturados en laboratorios enemigos con el propósito de minar la unidad y el mayoritario apoyo popular en torno al sistema político y la dirección del país.

Busquen aquí, y pudieran ser premiados y si encuentran un solo caso de tiroteos diarios que ocasional la muerte a decenas de personas inocentes, busquen el desalojo sistemático de viviendas por deudas con los bancos y otras hipotecarias, dónde estan aquí los niós que mueren por falta de asistencia médica en tantas naciones del planeta que alardean de democracia y defensa de los derechos más inalienables del ser humano

Por supuesto, nadie lo dude, jamás se permitirán aquí la trasmisión pública o el negocio espurio de la pornografía y otros proyectos que enferman la sociedad, enajenan al hombre y desmovilizan a las masas para facilitar su control siguiendo los manuales del capitalismo neoliberal.

Tampoco extenderemos una   alfombra roja a los quinta columna que se alimentan del bolsillo enemigo para denigrar de su patria y vivir mejor que el resto de los ciudadanos, con la falsa ilusión y fallido empeño de creerse representantes de algún sector de este mismo pueblo que, aún cuando se muestra insatisfecho con algunas de sus realidades, los desprecia y rechaza su aptitud servil y mercenaria.

Los nacidos en La Mayor de Las Antillas aprendimos a discernir entre lo esencial y lo efímero.

Aprendimos que aquellos que tratan de sentarnos en el banquillo de los acusados por violar derechos de libertad de expresión y de acceso a la información son los mismos que atacaron al portal WikiLeaks por difundir la verdad del imperio y de sus cómplices; son los mismos que amordazaron al especialista de la CIA Edwar Snowden para evitar la difusión de los horrores cometidos por ciertos gobiernos en contra de la libertad, la dignidad y la vida de millones de seres humanos en otros países….

Esos mismos abogados del diablo son los que ordenan destruir cadenas como Al Jazzera y Telesur, temerosos de que medios alternativos creíbles y respetados descubran las mentiras con las cuales dominaron al resto del mundo durante tantos años. Son esos que No descansaron su balaceo contra el Gigante Hugo Chavez, artífice, junto a otro de los vilipendiados: Fidel Castro, de la integración latinoamericana después de siglos de odio criminal y desencuentro entre las naciones de Suramérica.

Son los mismos en fin, que traicionaron a su propia gente el ONCE de septiembre del 2001 con el ataque a las torres gemelas, los que mintieron y mienten al Consejo de Seguridad de la ONU para justificar guerras desastrosas donde la primera víctima es la verdad, y se engañan a sí mismos creyendo que el resto de la humanidad cree de forma ciega en historias y falacias que imponen NO por el prestigio de sus grandes medios de comunicación sino por en el inmenso poder político, económico y militar que los sustenta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s