“Los que aman y fundan; los que odian y deshacen”. Una disyuntiva en America Latina.

Publicado: 12 abril, 2016 de elcabecilladeflorida en Histórico, Internacionales, Sociedad y cambios, Variadas

MAPALos pueblos de América Latina parecieran dormirse nuevamente frente a los cantos de sirena de una derecha extremista, arrogante y vengativa que gana terreno y se apropia de espacios de gobierno en varios países, incluso en aquellos que durante la última década lograron avanzar en la esfera de las conquistas sociales, gracias a la elección de proyectos de corte moderado, humanista o cargados a la izquierda.

Tal retroceso reúne diferentes fundamentos. El primero de ellos se concentra en los errores de táctica y estrategia de los propios ejecutivos de base popular, quienes luego del triunfo confían demasiado en su propia fuerza y subestiman las capacidades de reacción de la clase burguesa, definida con exactitud por Carlos Marx como contrarrevolucionaria por excelencia y reacia a perder las riendas del poder.guarimbas

izquierdaSon varias las lecciones que apuntan a una falta de acción y comunicación real con las necesidades y anhelos de la gente, del deficiente impulso al contacto político en la base para escuchar y conocer cómo piensa la gente en su espacio de vida, qué opinión tienen ciertamente de la gestión de su gobierno y cuáles son los errores que hacen mayor daño a la unidad popular.

De igual forma, si desea sostenerse en el poder, la izquierda está obligada a mantener una batalla constante contra vicios que el sistema capitalista planta en el ideario de los pueblos como la corrupción y el hábito de consumismo, y que sobreviven en los nuevos escenarios de lucha. Tampoco se puede confiar en que únicamente los planes de alfabetización y la asistencia de salud crean conciencia revolucionaria en aquellos que, satisfecha esa necesidad, ponen la vista en nuevos horizontes que deben ser dibujados entonces por los intereses del propio gobierno, sin dejar espacio al robo de escenarios por parte de las fuerzas reaccionarias.

Camaleónicas, propietarias de las principales empresas y dueñas de los grandes medios de comunicación masiva, las derechas latinoamericanas se apropian en No pocos casos del discurso de la izquierda, lo edulcoran, y con rostro maquillado se asoman a la opinión pública con una aparente imagen de preocupación por las realidades difíciles que ellos mismos imponen a los pueblos.

Súmese a ello el continuo bombardeo ideológico por medios globotelevisivos, radiales, y en la prensa escrita, donde se lanzan matrices de opinión que poco a poco van calando en las mentes de quienes luego tienen que escoger, en las urnas, entre quedarse con una opción acusada y culpada día a día de fracasar en su empeño, o favorecer una promesa que se les muestra casi siempre con sello de cambio y reconciliación. Ante tal realidad las izquierdas deberán optar por el pensamiento creador y por una contraofensiva inteligente, objetiva y sistemática, explotando las potencialidades de especialistas en comunicación y grupos de pensamiento actualizado.

TIO SAMCompleta la mesa para el sacrificio de los gobiernos populares, un elemento que debiera ocupar el primer plano y que por muchos años se ha mantenido como la fórmula principal de desestabilización en la región latinoamericana y en todo el mundo: el apoyo incondicional de los Estados Unidos y otras potencias imperialistas a cada una de las actividades de la derecha en su propósito de mantenerse o recuperar el poder, a partir de actos agresivos, complicidades, apoyo financiero y asesoría para la guerra sucia, incluyendo métodos como el combate a la resistencia,   la compra de mercenarios y conciencias y el asesinato de líderes, entre otras variantes.

Larga, tenebrosa y sangrienta es la lista de países donde la mano o la bota del imperio del Norte impulsaron el cambio o derrocamiento de los gobiernos que no gozaron de su beneplácito o se atrevieron a enfrentar sus intereses: solo en América Latina habría que mencionar, por ejemplo, al Chile de Salvador Allende. En la misma cuerda se movieron el impulso del Plan Cóndor, el apoyo a las dictaduras de Videla en Argentina, de Stroesner en Paraguay, Duvalier en Haití o Somoza en Nicaragua.Reunión_Pinochet_-_Kissinger

Búsquese en los anales del Congreso estadounidense, en el Consejo de Seguridad o en la Comisión de Derechos Humanos de la ONU, una sola resolución o propuesta de condena impulsada por la Casa Blanca contra los atropellos, violaciones de los derechos humanos y asesinatos cometidos por los dictadores citados anteriormente. En cambio, si en cualquier país desafecto a su política hegemonista o contestatario a su afán de dominación la policía oficialista detiene a cualquier delincuente común que se diga opositor, esa misma nación del Norte se rasga las vestiduras, chantajea, vocifera e impone bloqueos y sanciones en nombre de la democracia.

Venezuela, Brasil, Bolivia, Nicaragua, Ecuador y Cuba se mantienen ahora mismo en la mira del imperio. Los pueblos de cada una de esas naciones han de estar alertas y reflexionar sobre el peligro del regreso de la derecha.

La patria de Bolívar ya comenzó a sufrir las consecuencias de la equivocación en las urnas, al comprobar la insaciable voracidad y el odio irredento de su burguesía sentada hoy, mayoritariamente, en la Asamblea Nacional donde mantienen un “circo” que pretenden llamar democracia. ramos allup

Por otra parte Mauricio Macrí logró engañar a los mismos argentinos que hace muy poco sufrieron los desmanes del neoliberalismo y de la deuda externa, para sumirlos de nuevo en la censura informativa, en los despidos masivos y en la conculcación de los derechos conquistados por el kirchnerismo en poco más de dos lustros.

La Bolivia de Evo Morales se negó a sí misma la posibilidad de contar por más tiempo con la guía del Presidente que la sacó del abismo y la colocó entre las naciones de mayor crecimiento económico en la región, sin contar los cuantiosos beneficios sociales impulsados por la administración del primer indígena que llegó allí a la primera magistratura con el apoyo de las masas populares. .

DilmaAhora mismo Brasil vive momentos de zozobra ante la posibilidad de un juicio político sin fundamento contra la mandataria Dilma Roussef, acusada de cualquier cosa con tal de separarla del poder para implantar en el Palacio de Planalto a una marioneta cuya cuerda se impulse desde la oficina Oval en Washington D.C.

Sin embargo, el terreno recuperado por la derecha en Latinoamérica No es suficiente para el Imperio y sus secuaces. Apuestan ahora por borrar del mapa político cualquier amenaza de retorno de aquellos que gozan del afecto y del respeto de los pueblos por su entereza y entrega total a las necesidades y sueños de los más humildes: Van por la destrucción de Lula y van por Cristina, como mismo lo intentaron contra Hugo Chaves y Rafael Correa.LULACRISTINA

Únicamente la conciencia   y la unidad de los pueblos de América podrán salvarla del desastre neoliberal que se abate sobre sus tierras. Como bien dijera el Apóstol de la independencia cubana José Martí: “los hombres van en dos bandos: los que aman y fundan, los que odian y deshacen”.

Los más humildes de Latinoamérica deben aprender a escoger la mejor de esas opciones, a costa de cualquier sacrificio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s