VII Congreso del Partido Comunista de Cuba: “por un socialismo mejor con nuestros propios esfuerzos”.

Publicado: 16 abril, 2016 de elcabecilladeflorida en Histórico, Internacionales, Política nacional, Sociedad y cambios, Variadas

PUEBLO CON BANDERASEste 16 de abril la luz de la independencia cubana brillará más que nunca, alimentada por la evocación de uno de los acontecimientos más gloriosos en la historia de la patria, y por el inicio de un evento que marcará el futuro de un pueblo que decidió, desde hace más de medio siglo, construir un camino propio, socialista, humano y antiimperialista “con todos y para el bien de todos”.

55 años transcurrieron desde aquella jornada del 16 de abril de 1961 cuando el Comandante en jefe Fidel Castro, al despedir el duelo de las víctimas del bombardeo traidor que el vecino del Norte lanzara la víspera sobre los aeropuertos de Santiago de Cuba y Ciudad Libertad, declaró el carácter socialista de la revolución cubana y alertó sobre el peligro inminente de una invasión enemiga de mayor envergadura.

Pocas horas tardaron en darle la razón: Playa Girón, en la costa Norte de la provincia de Matanzas, sería testigo en la madrugada del 17 de abril del desembarco de una brigada mercenaria alentada, organizada, pagada y apoyada por el gobierno de los Estados Unidos. Delincuentes comunes, asesinos y esbirros de la dictadura batistiana y otra sarta de aventuraros, arribaron a la ciénaga con el propósito de aplastar en su cuna a la naciente revolución, y torcer con ello los destinos de un país dispuesto a trabajar “por los humildes, con los humildes y para los humildes”.

Pero el llanto de Nemesia aquella mañana fue el mejor abono para multiplicar allí el valor de milicianos y rebeldes, de obreros y campesinos recién armados y convencidos de NO regresar jamás a un pasado de oprobio y humillación.

La unidad de todo el pueblo y la determinación de defender la patria hasta la última gota de sangre bajo la conducción estratégica de Fidel hicieron posible, en menos de 72 horas, la Primera y más humillante derrota sufrida por el Imperialismo yanqui en América Latina.

¡Jamás nos perdonaron, y jamás olvidaran esa lección de coraje y amor por una causa justa, virtudes que nos permitieron llegar de pie hasta el presente!

Bajo esa misma bandera de confianza eterna en el liderazgo histórico de la Revolución, y con la voluntad de los Pinos Nuevos de continuar la obra del socialismo, se inician hoy también las sesiones finales del SEPTIMO Congreso del Partido Comunista de Cuba, luego de transitar por la base militante donde se escucharon criterios, propuestas, inquietudes y respuestas sobre los temas de mayor importancia para el desarrollo, la seguridad y la defensa de la nación.

Será este un congreso donde se hablará de cuánto avanzamos en la implementación de los lineamientos de la política económica y social trazada en la anterior cita partidista; de cuanto nos falta por hacer; y de las mejores fórmulas para continuar el rumbo hacia un socialismo próspero y sostenible.

Tal como definió Martí al Partido Revolucionario Cubano en su momento, la magna cita de los comunistas cubanos llega también “para salvar a la Revolución de los peligros, igualmente graves, de la invasión desconcertada de afuera o de la explosión desordenada de adentro […] y para vivir en el habla amorosa con los cubanos verdaderos de la patria”.

Sin duda alguna, son numerosos y temibles los retos y amenazas que debemos enfrentar y vencer juntos en los nuevos tiempos.

El inicio del proceso de normalización de las relaciones con Estados Unidos será un camino largo y pedregoso. Por él debemos transitar con paciencia y con cautela, sin renunciar jamás a uno solo de los principios que nos legaron los mambises, la generación del centenario, y los internacionalistas que pelaron y cayeron en tierras de África. Serán nuestro argumento y nuestro escudo para negociar en igualdad de condiciones, sin perder un milímetro de dignidad o soberanía.

Aún resuenan las palabras de Fidel en aquella jornada de   MIL 959, cuando la euforia popular frente al triunfo de La Sierra y su entrada triunfante en la capital del país No le impidieron hablar con la verdad y advertir al pueblo cuando le dijo: “Nadie imagine que en lo adelante todo será más fácil; quizá, en lo adelante, todo será más difícil”.

Cinco generaciones de cubanos sobrevivimos luego bajo el impacto de agresiones terroristas, bombardeo ideológico, intentos de aislamiento y robo de cerebros, marcados por un genocida bloqueo   económico, comercial y financiero impuesto por el gobierno norteamericano que aún se mantiene vigente, pese a las palabras y gestos de “buena voluntad” del Presidente Barack Obama.

A punto de cumplir 90 años de su fructífera vida, el propio Fidel nos recordó que “NO necesitamos que nadie nos regale nada, somos capaces de producir los alimentos que necesitamos”.

La inteligencia de Antonio Maceo acompaña sin dudas el juicio preclaro de nuestro Máximo Líder, si recordamos cuando destacó: “tampoco espero nada de los Americanos; todo debemos fiarlo a nuestro propio esfuerzo; mejor es subir o caer sin ayuda que contraer deudas de gratitud con un vecino tan poderoso”.

A eso nos convocan hoy la epopeya de Girón y el SÉPTIMO Congreso del Partido: a construir y mejorar el futuro de Cuba sobre todo, con nuestros propios esfuerzos.

Numerosos resultados demuestran entre nosotros que sí se puede: El molino arrocero y la comunidad rural de San Antonio en Florida son ejemplos de trabajo y resultados que se juntan ahora mismo con la mejoría evidente de la oferta en los mercados agropecuarios. Sumémosle la construcción de nuevas instalaciones y servicios de salud, o el remozamiento de las ya existentes. Hablamos de la apertura de espacios para la recreación y el disfrute de la cultura por parte de los jóvenes y resto de los ciudadanos en este municipio.

Solo del trabajo laborioso y consiente saldrán los frutos que nos garanticen una patria hermosa, robusta y verdaderamente libre para el bienestar y la seguridad de nuestros hijos. Una sociedad sin drogas ni armas de fuego que matan a millones de adolescentes en otros países donde sobran los recursos, pero en los cuales la gente vive encerrada y con miedo de abrir las puertas al propio vecino.

¡Descansen en paz los héroes que cayeron en defensa de la libertad plena! ¡Honor y gloria eterna a los combatientes de Playa Girón, a los fundadores del Partido y a los paladines que siguen su impronta en las nuevas batallas y misiones de esta tierra rebelde, donde nunca habrán más partidos que ese: ¡el comunista! El de los humildes. El de la vanguardia revolucionaria que se reúne al más alto nivel durante la Jornada de la Victoria, para escuchar la voz   de los mejores hijos de este pueblo!

¡Haremos de esta cita un nuevo monumento a la unidad! Y como el mejor regalo para Fidel en su venidero cumpleaños, y en homenaje al Apóstol José Martí, artífice de nuestro sistema político, “pongamos alrededor de la estrella solitaria, en la bandera única, eterna y tricolor, nuestra formula irrenunciable de amor triunfante: “con todos y para el bien de todos”

¡Viva Cuba libre!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s