“Con todos y para el bien de todos” en una tierra rebelde y agradecida.

Publicado: 20 agosto, 2018 de elcabecilladeflorida en Variadas

cubaDesde hace ya casi veinte años  el pueblo de Venezuela ofrece una contundente demostración de cuánto valen la unidad y la conciencia política frente a las pretensiones de arrebatarle a los más pobres los derechos conquistados y  convertir a una patria en despojo y patio trasero de las naciones poderosas encabezadas por los Estados Unidos, gobierno que ha actuado siempre con desprecio abierto hacia la dignidad humana, o como la gatica María Ramos, según las circunstancias.

De forma sistemática en tal periodo los bolivarianos han sido convocados una y otra vez  a defender su derecho a la independencia y soberanía en situaciones puntuales  donde se juegan el todo por el todo, y salieron al limpio en masa compacta para mostrarle al imperio y a la derecha interna, traidora y terrorista que la impronta del Libertador,  la  Revolución de Chávez y el deseo de escoger su propio camino viven en la mayoría de ese pueblo.

El mismo discurso pudiera aplicarse ahora mismo para el caso  de Nicaragua y para los millones de hombres y mujeres que resisten allí la nueva embestida del Águila imperial, escondida tras un grupo de recalcitrantes que, siendo minoría pírrica, pretenden descabezar y trastocar el proceso de la revolución popular sandinista, ganadora en las últimas elecciones con un Daniel Ortega que logró un por ciento de votos  inalcanzable para muchos de los presidentes que se dicen más democráticos que nadie en ciertas naciones donde el clamor de la geste muestra lo contrario todos los días…

Sin que pueda verse a simple vista por la existencia de condiciones bien diferentes, pero en circunstancias tan peligrosas como las que amenazan a Venezuela, a Nicaragua  y al resto de la América Latina, los cubanos somos protagonistas ahora mismo de  un proceso donde se debaten el presente  y el futuro del país: la consulta popular del Proyecto de la Constitucion de la República.pppp

Cualquiera que conozca solo un poco acerca de la realidad del mundo que nos rodea podría darse cuenta de la importancia estratégica de este paso, en el cual  NO podemos, NO debemos,  NI tenemos derecho a equivocarnos.

Lo digo así, con toda contundencia y sin rodeos, porque existen MILES de razones para decirle al paneta que aún cuando el Comandante en jefe Fidel Castro NO esté presente aquí de manera física y Raúl anuncie su salida de la Máxima Dirección del Gobierno, los cubanos seguiremos defendiendo el socialismo como sistema político para esta isla, junto a los derechos, oportunidades, y principios legados por las generaciones anteriores.

Créanme que este comentarista tiene la costumbre de respetar la opinión de aquellos que dicen odiar lo que algunos denominan “teque” cuando se reflexiona sobre temas político-sociales. Sin embargo los reto a mirarse en el espejo de  Argentina, donde aquellos que se quedaron en casa y se abstuvieron de participar en las últimas dos elecciones  sufren hoy en carne propia, como el resto de los de abajo, la ofensiva neoliberal de Mauricio Macri, centrada en la rebaja de pensiones, la privatización del Estado y el incremento creciente de las tarifas del agua, la electricidad y otros servicios que se mantuvieron bajos y estables en la era del kirchnerismo…

Entre los motivos para estar presentes en cada asamblea de consulta popular descuella,  primero, evitar que los Estados Unidos  logren su propósito manifiesto de dividir a nuestro pueblo, minar a la Revolución, debilitarla y hacerla reventar desde adentro por falta de consenso y entusiasmo; por la irresponsabilidad popular o por la indiferencia de los propios cubanos.

El mismo Fidel al que hace algunos días  le celebramos su cumpleaños  92, nos alertó sobre tal peligro con toda la certeza y la claridad posible, basado en su enorme experiencia,  en su visión del futuro y en su desconfianza inclaudicable sobre  la actuación del imperialismo yanqui…

Esa consulta del Anteproyecto constitucional  que tiene lugar ahora mismo  No es un simple llamado  para otra asamblea sindical o  reunión de barrio como intentan hacer creer  por ahí algunos mercaderes del dinero y de otros templos vaya usted a saber. Son los mismos que  encerrados en su concha egoísta tratan de No ver  que así como  son muchos los amigos de Cuba también son gigantescas y poderosas las fuerzas externas que apuestan por destruirnos, regresarnos al estado neocolonial y someternos a los vientos del capitalismo voraz y deshumanizante  que reina en la mayoría de las naciones del mundo…

Si eso fuera posible por culpa de nosotros mismos, ¿cuántas veces nos hemos preguntado de manera responsable lo que sucedería con muchas cosas en Cuba, incluidos ese par de  ejemplos eternos pero imprescindibles: la educación y la seguridad de nuestros hijos?…?

¿Qué pasaría con nuestro  sistema de enseñanza pública, igualitaria, inclusiva y universal, que aún siendo imperfecta, es verdad, siempre fue gratuita, eficaz y de alta calidad?…  ¿Qué sucederá, reitero, si quienes alcanzaran aquí  el poder producto de una equivocación estratégica y colectiva decidieran ponerle precio  a la escuela  como lo han hecho en Argentina, en México, en Chile y en tantas partes donde, incluso, pueden matar a 43 alumnos y desaparecer sus cuerpos,  ver a maestros y estudiantes desangrados en protestas y paros laborales en defensa de reivindicaciones y derechos sin que pase nada…?

Si cuando hablamos de necesidades diarias y vías para solucionarlas NO somos capaces de separar al niño de la placenta, y en el debate lanzamos por la borda o no protegemos sobre todo  la obra del socialismo, ¿cuántos podremos acudir a un hospital o disfrutar de asistencia médica segura para todos si esta hermosa conquista comenzara a costar cientos de pesos por una consulta especializada, MILES por conceptos de rehabilitación, y MILLONES a cambio de una operación quirúrgica?

A los de afuera se les puede perdonar la maldad, la ignorancia, la ingenuidad o la inocencia, pero a los cubanos que no acaban de entender o se preguntan, por solo citar un ejemplo,  por qué en nuestra tierra solo existe un partido político que es la fuerza dirigente superior de la sociedad y el Estado, urge explicarles con calma, entre otros detalles,  que allí donde conviven varios grupos y tendencias ideológicas reconocidas legalmente y con alternancia en el poder no siempre las cosas marchan bien Ni la democracia se defiende como debiera.

Cualquiera que se conecte con algún noticiero del día, se daría perfecta cuenta de ello al ver como en Brasil, por ejemplo, el Congreso Nacional integrado por más de cinco formaciones partidistas, acusó, condenó y sacó del poder de manera inadmisible  a una presidenta legítima sin tener pruebas para ello, mientras defiende y exonera de culpas al nuevo mandamás impuesto por los cómplices y los poderosos, envueltos casi todos  en tramas de corrupción y dispuestos a sepultar a los trabajadores, a su líder natural Luiz Inacio Lula Da Silva  y al resto de los humildes en la mayor oscuridad y  miseria posibles.

Lo que más duele y molesta a los detractores de la realidad cubana es que quizá NO somos una democracia perfecta pero cumplimos al pie de la letra con la esencia y los postulados de tal concepto.

Más allá de carencias materiales y errores de algunos organismos y directivos en el cumplimiento de su deber diario, ¿en qué otro lugar del mundo se consulta la opinión directa del pueblo para implementar las leyes? ¿Dónde la gente elige en su propia calle a sus representantes en el gobierno sin que estos tengan un solo centavo en el bolsillo, y sin que ofrezcan algo a cambio, más allá del compromiso de actuar y hablar en nombre de sus electores…?

¿Cuántos padres del planeta pueden dormir con la tranquilidad que lo hacen los de aquí, sabiendo que nadie secuestrará a su hijo para prostituirlo, matarlo, robarle sus órganos vitales o enredarlo en mafias y bandas paramilitares, o que no desaparecerá en manos de la policía y otros grupos paramilitares? Esa verdad, esta seguridad, ese respeto a la infancia, a la vejez, al ser humano  valen oro, la actual Constitución de la República lo garantiza y la reforma que se propone multiplica esa confianza. Ya quisieran millones de hombres y mujeres del mundo ser escuchados  y disfrutar de tal posibilidad…

Los admiradores de lo ajeno en el terreno político, o los integrantes de la Quinta columna que de forma ingenua y superficial defienden aquí la implementación de la democracia al estilo Made In USA o de otras naciones poderosas, sería bueno que mostraran cuantos congresistas y senadores de allá se interesan realmente por la opinión de sus electores.

Que nos expliquen cómo es posible que un grupo de ellos en el capitolio de Washington  secuestre un proyecto legislativo en detrimento de las mayorías o impida el  debate de temas como por ejemplo el bloqueo a Cuba sin importar que más del 60 POR CIENTO de los estadounidenses se expresan a favor de eliminarlo, o el destino de miles de niños separados de sus padres por ser inmigrantes en la mal llamada “tierra de las libertades…”

Cuando se hable de democracia y de sistema político social es preciso reiterar que nuestro vino puede que NO sea el mejor, pero es nuestro; es creación heroica conseguida y comprobada en años de servicio y beneficio al pueblo, liberada de prebendas y compromisos con la plutocracia y otros males que corrompen a gobiernos completos y los vuelven de espaldas a quienes decidieron poner en sus manos las riendas del destino de un país.

Sin duda alguna, la nación que fuimos en las décadas de los 60, los 80 y los 90 del siglo pasado no es la misma que hoy disfrutamos. Mucho ha cambiado: los intereses particulares de millones de personas, las fuentes de ingreso, los gustos y aspiraciones, la forma de pensar y apreciar nuestra realidad y el sistema de valores que heredamos en siglos de batallas y resistencia por defender lo nuestro del ataque voraz de las potencias colonialistas en todos los tiempos…

Sin embargo,  hay algo en lo que jamás debemos cambiar ni equivocarnos los cubanos, y es en la custodia celosa, masiva y constante de la libertad  y la independencia de la patria, porque si entregáramos  el mando de la casa al vecino del Norte, que nadie lo dude,  perderíamos todo.

El hueco en la calle, la falta de agua coyuntural, el apagón de media hora, el transporte deficiente o la carne de cerdo a precios de escándalo NO pueden ni deben justificar, reitero, la ausencia nuestra en la consulta popular a la cual se nos convoca por estos días. Como dijera el Apóstol José Martí: debemos mostrarnos a la altura que quieren vernos los que siempre confiaron en Cuba,  para demostrarle al enemigo en cualquier parte que la consigna de Patria o Muerte, con todos y para el bien de todos  vivirá por siempre en esta tierra rebelde y agradecida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s